Estamos empeñados
en revivir la historia de Casa Moliniás,
que con más de 200 años de antigüedad,
fue deshabitada en 1964 por la dureza de la vida de estas montañas.

El 15 de mayo de 1964 Antonio, el último habitante original de la Casa Moliniás dejó atrás la finca para buscar un futuro mejor. Se cerró la puerta a una vida de trabajo y esfuerzo dedicados a la viña, el cáñamo y los animales.

Vamos a expresar las raíces,
cultura y paisajes de Moliniás
en una botella de vino.

Vamos a expresar las raíces, cultura y paisajes de Moliniás en una botella de vino.

Suscríbete y te contamos como lo hacemos. Un correo al dís y en cada correo una historia, con lo bueno y lo malo.

PD: Si quieres poder catar las últimas viñas viejas de Sobrarbe, supervivientes a la despoblación. Arriba

Tenemos pocas botellas

© Casa Vinícola Moliniás – 2023