Un vino que no conoce nadie.

 

A nosotros tampoco nos conocen. Quizá ni siquiera saben dónde estamos.

Pero eso, es lo mejor. Porque esto puede convertir a este vino en algo único al compartirlo.

Algunas personas dicen que un buen vino depende del clima, suelo o variedad. Y esto es muy importante, pero no es lo único. Hay algo muy importante que expresa y es importante conocer. Nos referimos a las personas, al trabajo y a la cultura que lo rodea.

 

Con la compra te regalamos un audio de nuestro enólogo con la cata detallada de nuestro primer vino.

Verás:

Si quieres aprender la historia de un vino auténtico de montaña y poder contar la historia de una antigua zona de viticultura, te contamos la historia de DIAPLES.

El último viñedo:

Llevaba años viendo estas dos viñas viejas al pasar por la carretera.

Cepas inmensas, trabajadas con esmero, con almendros y frutales en las líneas. 

Antiguas variedades casi desaparecidas repartidas por toda la viña.

Los hermanos Aníes, Ramón y Andrés, seguían trabajándolas como habían hecho toda su vida. Y ya calzaban más de 85 años cada uno.

Una la plantó su padre,

La otra, su abuelo.

Dos de las tres últimas viñas de Abizanda, cuya principal actividad en el año 1.900 era la vitivinicultura. Traídas a hoy por Ramón y Andrés.

Una añada única:

A finales de 2.022, afectados por la edad y sin sitio para elaborar (el covid y las restricciones habían acabado con todas sus ventas) nos pidieron que les compráramos las uvas y les alquiláramos las viñas.

Por supuesto que sí.

Este vino es un puente entre el pasado y el futuro: viñas plantadas hace 100 y 60 años, cuidadas por dos octogenarios y elaboradas por nosotros.

Vendrán añadas distintas.

Más precisas, más complejas.

Pero ninguna como esta.

Los Aniés en la viña, y nosotros en la bodega.

Sin duda, nuestra añada favorita.

  • Mínima intervención para un vino que expresa el ecosistema: el paisaje, la cultura, la tierra y las personas que durante tantos años cuidaron las viñas, han guiado nuestra elaboración.
  • Una añada de poca producción, marcada por la sequía y la presión de la fauna, lo que implica muy pocas botellas. 684 el día del embotellado, pero cada vez quedan menos.
  • Con uvas de los que se quedaron. Tras la despoblación de la comarca que pasó de 24.000 a 6.000 habitantes en 4 décadas, hubo gente que se quedó y mantuvo vivas las casas y las viñas. Ramón y Andrés nos trajeron estas viñas hasta hoy.
  • Un blanco ligero, complejo y etéreo, que muestra la añada y el paisaje. La mejor forma de entender los vinos que sigan. EL PRIMER CAPÍTULO, fundamental para entender todo lo que venga. Sólo unos pocos lo habrán catado todo.
  • Un vino sin DO, de una bodega nueva y que nadie conoce. La única forma de conocer las tendencias antes de que todo el mundo las conozca es… arriesgándose. Si quieres vinos consagrados. NO ES AQUÍ.

 

Con la compra te regalamos un audio de nuestro enólogo con una cata detallada.

DIAPLES BLANCO 2.022

NOTA DE CATA:

Manzanilla seca e hinojo, pétalos secos. Conforme se abre muestra mineralidad; fruta tropical y recuerdos a pan tostado. No es exuberante, es complejo, profundo y delicado.

Entrada dulce, con acidez media, cítrica y punzante y textura arenosa y muy fluida. Largo y directo; mineral y cítrico.

Un vino sencillo de beber, fácil de disfrutar y complejo de entender.

Como la gente de aquí.

DATOS TÉCNICOS:

CEPAS: Multitud de variedades, hemos identificado Macabeo, Alcañón y Garnacha Blanca.

ALTURA: 600msnm

VINFICACIÓN: 24h de contacto con las pieles y escurrido. Fermentación espontánea. Crianza de 8 meses, en damajuanas de vidrio y barrica de 225L. Seguido de 6 meses en hormigón.

Nº de botellas: 684 de 75cL, 15 de 150cL

Información técnica:

Alcohol: 12%

pH: 3.20

Azúcar residual: 1.89g/L

Con la compra te regalamos un audio de nuestro enólogo con una cata detallada.